Desmitificando a Hollywood

-Vamos al cine. Estrenó una peli que escuché que mueres de risa de principio a fin.

-Vale, de seguro trabaja Adam Sandler, no?

-De hecho es española.

-Ah, no. Entonces no.

Estoy seguro que conversaciones similares a ésta se entablaron hace unas semanas al momento del estreno de la cinta española 3 Bodas de más en las salas de cine panameñas. Es el pensamiento de desconfianza que muchos tienen: el pensar que saldrán de la sala con ganas de pedir que le devuelvan el dinero de la entrada a cine.

Pero ¿sabe qué? Si piensa de esta manera, está equivocado. Así pensaba yo hace un tiempo, pero he tenido la dicha de que muchos realizadores iberoamericanos me callen la boca.

Y tu mamá también (México), Mateo (Colombia), El secreto de sus ojos (Argentina) y La jaula de oro (México) son cuatro películas que he disfrutado en lo que va del año.

Lastimosamente, quizás por la recepción, los cines no se arriesgan en exhibir toda película que no sea hollywoodense…sólo de vez en cuando. Y he ahí el error, el enriquecimiento cultural de una sociedad no debe depender del enriquecimiento comercial.

El cine latinoamericano, y me voy a enfocar eImagenn él con estas cuatro películas que he visto, no tiene nada que envidiarle al estadounidense, es un cine a veces hasta más rico por lo autóctono que es,  pues algo que nos caracteriza a los latinoamericanos es nuestro hablar, nuestro acento. Acepto que antes de verme El secreto de sus ojos, pensaba que no llegaría a la mitad de la película debido a ese típico hablado argentino (sí, ese del ‘che, boludo’), pero créame que hasta lo disfruté. Y la calidad de la historia, buenísima: una mezcla de drama, suspenso y romance bien contada. Estoy seguro que la versión gringa, que ahora mismo está en preproducción, no tendrá ni punto de comparación con esta ganadora del Óscar a mejor película extranjera.

Eso sí, muchas de estas películas no ocultan el amargo de la sociedad de nuestros países, pero tampoco dejan de resaltar la belleza de nuestra gente.

Imagen

La jaula de oro, historia dura que nos presenta la travesía de tres muchachos guatemaltecos a la tierra del sueño americano, ciertamente escenifica la odisea por alcanzar ese sueño de mejores condiciones de vida,  donde el hambre de dinero de muchos malandros (incluyendo a policías) sin corazón, puede ser piedra de tropiezo en el camino. Mas no por eso su director deja de mostrar la calidez humana y alegría que nos caracteriza.

Imagen

Y cuando hablamos de interpretaciones, para qué decirle… en Y tu mamá también,  Diego Luna y Gael García Bernal junto a la española Maribel Verdú, nos divirtieron en un aventurado viaje a la playa Boca del Cielo, y a los jurados de grandes festivales también. Una historia que el ganador a mejor director en la última entrega de los Óscares, el mexicano Alfono Cuarón, nos trajo en el 2001.

Veamos pues, que el mundo está reconociéndole el trabajo a nuestra gente, a nuestras historias.

ImagenEnfoques nuevos, como el de la directora bogotana María Gamboa, que supo darle un toque más simpático a la situación que viven miles de miles de jóvenes latinoamericanos influenciados por las armas y las drogas, en Mateo, que a pesar de que tiene un final feliz, deja también el sinsabor de la injustica social.

Y así son decenas y decenas de historias que no nos hemos atrevido a ver. Comedias, dramas suspensos y hasta películas animadas cada vez más, son dirigidas e interpretadas por gente bella, gente latina.

México, Argentina y Brasil siempre se han destacado en este lado del globo. Actualmente vienen creciendo bastante las producciones colombianas, chilenas, peruanas y centroamericanas.

Ojalá y la próxima vez que tengamos opción de ver un metraje de habla castellana, nos arriesguemos a deleitarnos.