IFF Panamá: 14 películas imprescindibles

Regresa la semana favorita de los cinéfilos en Panamá. Desde hoy jueves 07 hasta el próximo miércoles 13 de abril, el Festival Internacional de Cine de Panamá trae producciones de todo el orbe en un momento en que el nombre del país es trending topic por razones políticas y judiciales.

Sin embargo, contrario a esa mala imagen, el festival atrae miradas positivas pues es plataforma de varios estrenos mundiales. Además de eso, proyectará cintas que han sido aclamadas por la crítica internacional y tiene a importantes invitados del séptimo arte.

En pos de esta cada vez más popular fiesta del cine, les comparto 14 películas muy interesantes del festival. Con solo ver una de estas, descubrirás que la esencia del cine también es entretener sin tanto ruido.

Desierto

Gael García Bernal encabeza el reparto de una historia de indocumentados cruzando la frontera mexicano-estadounidense. El desafío estará no en no ser atrapados por los policías, sino por un demente xenófobo que no dormirá hasta matarlos a todos.

 

Es hora de enamorarse

Documental que retrata el ‘tras bambalinas’ de la puesta en escena de la famosa pieza teatral La Cucarachita Mandinga, con unos actores maravillosos. Solamente basta ver el tráiler para darse cuenta de lo precioso que será.

 

El hijo de Saúl

Reconocida a nivel mundial, llega al país la película húngara de László Nemes, remontada en los campos de concentración de Auschwitz, en donde un hombre busca salvar a un niño de los hornos crematorios.

 

 

La tierra y la sombra

Puro e interesante, este debut de César Augusto Acevedo remontado en el campo colombiano narra la lucha de un hombre luego de que al retornar a su hogar tras 17 años, encuentra que todo ha cambiado, y no para bien.

 

Anacleto: el agente secreto

Digna parodia de películas de espías. Si te ríes con este avance, no te debo dar más razones para ir a verla.

 

Mustang

Drama francés de cinco hermanas de una familia turca que las prepara precipitadamente para casarse.

 

Camino a La Paz

Aunque no todos somos amantes de las road movies, esta ópera prima del argentino Francisco Varone vale la pena, pues propone un drama cómicamente cautivador. La historia se centra en dos personajes muy diferentes por su estilo de vida y sobre todo, por su edad.

 

El clan

La familia Puccio no levanta ninguna sospecha de las actividades a las que se dedica. Lo más impactante de este thriller, es que se basa en hechos reales, descubiertos a principios de los años ochenta en la capital argentina.

 

Taxi

Lo que hace interesante a este documental son las diversas historias que recoge el director desde su cámara pegada al tablero del taxi; taxi que él mismo conduce en las calles de Teherán. Son retratos de la sociedad iraní.

 

Una segunda madre

Relato brasileño de una empleada doméstica que se ha convertido en segunda madre de un chico adinerado, y que luego de la llegada de su verdadera hija al hogar donde trabaja, deja expuesto sus descuidos pasados como madre.

 

Aquí no ha pasado nada

Un chico es incriminado con el asesinato de un pescador. Sin embargo, el dinero debajo de la mesa de  -aparentemente- el verdadero responsable, hace difícil que le crean. No suena tan lejano a la realidad…

 

600 millas

Ovacionada producción en donde un novato traficante de armas mexicano se cruzará con un veterano agente estadounidense, e inesperadamente el destino los obligará a confiar el uno en el otro para salvar sus vidas.

 

Baba Joon

Moti es un chico iraní-israelí que se ve obligado a seguir los pasos de su padre en el criadero de pavos, pero se comienza a rebelar porque sus inclinaciones son los coches de chatarra a los que le gusta reparar. Un drama familiar que tiene su estreno latinoamericano en el festival.

 

Antes que cante el gallo

Cinta puertorriqueña en que se retrata a una joven con no tan buenos padres. La mamá, la deja en la isla, y el papá, después de salir de la cárcel, intenta recuperar sus lazos afectivos, pero termina confundiendo a alguien que vive la etapa en que más dudas se tienen.

 

Muerte en Pacot

Película haitiana ambientada en fechas posteriores al terrible terremoto que destrozó a la isla en 2010: a una pareja que se esfuerza por sobreponerse, aún no le terminan los desastres, con la llegada de un extranjero y su novia.

 

Desde allá

Producción venezolana con una trama muy particular en que se mezclan drama y crimen. Dicha trama es responsabilidad de Guillermo Arriaga, el mismo de Amores perros y 21 Gramos: indudable entretención.

Lo que nos trajo el IFF Panamá

Durante los últimos años, Panamá ha crecido de manera colosal, y no son sólo edificaciones las que se desarrollan.

Desde hace tres años, se ha venido ofreciendo a los amantes del cine, una opción diferente al típico cine hollywoodense, que bastante mercado tiene en Panamá. Aunque aún no todo istmeño se inclina por este cine no comercial, no se dejaron de llenar las salas y teatros, ya que también asistieron muchísimos extranjeros.

Y es este pequeño gran festival ofreció muchísimas opciones. A diferencia de su primera edición, en donde casi la mitad de la gama de películas presentadas eran españolas, este año primaron las latinoamericanas. Y no sólo México, Brasil y Argentina, naciones que tienen peso en esta industria, sino también metrajes colombianos, chilenos, costarricenses, venezolanos, peruanos, costarricenses, de islas caribeñas y algunos más. Aparte de que se proyectaron también varias películas y documentales asiáticos, junto a producciones europeas y un par de africanas.

Eso sí, lo más emocionante para todos fue el estreno de dos cintas panameñas: Invasión y Rompiendo la ola (documental), que son fruto del esfuerzo por posicionar a Panamá en esta industria del séptimo arte.

Para mí, que fui voluntario ha sido una maravillosa experiencia. Y a pesar de que no pude verme todas las películas, como me hubiese gustado, disfruté las dos que vi: la colombiana Mateo, preciosa historia ambientada en Barrancabermeja y la venezolana Pelo Malo, con un impactante final.

A continuación, un par de preguntas que me respondieron dos fieles asistentes al festival:

A: ¿Cómo ve que Panamá tenga su propio Festival de Cine, este año en su tercera edición? (pregunta dirigida al señor Luis Pitti, quien hasta el momento de la entrevista había disfrutado Cristo Rey)

L: -A mí me parece excelente, todos los años he participado. Es una oportunidad para que otras culturas, otras ideas de cine vengan aquí a Panamá y se conozca. Que el panameño se esté involucrando más en el tema, no solamente en lo tradicional, casi siempre nos traen Hollywood, casi siempre nos traen lo que es…lo anglosajón. Pienso que hay otro cine que normalmente no viene a Panamá y hay que aprovechar este momento, con el Festival de Cine.

 

A: ¿Qué le ha parecido la selección de películas que ha ofrecido esta tercera edición del festival?(pregunta dirigida al señor Rodrigo Mata, quien le gustó Esclavo de Dios y Rompiendo la ola)

R: -El surtido que tiene es bueno porque abarca muchísimos temas y muchas nacionalidades. He  visto dramas de directores jóvenes, muy prometedores, han hechos trabajos grandiosos.

Yo viví muchos años en Roma y nunca vi festivales de cine allá. Hay importación de películas extranjeras, pero no la variedad que se ve en este Festival: películas palestinas, producciones uruguayas, argentinas. De toda esta variedad uno aprende muchísimo. Se da cuenta inclusive de los valores propios, los valores nacionales.

Los jóvenes conocerían cosas de ellos mismos viendo cine de este tipo, iberoamericano, europeo, oriental.

Imagen

No cabe dudas de que hay gran esperanza para la propagación del cine en nuestra región. Y eso me lo confirmó el realizador peruano Daniel Vega, quien presentó su aplaudida película El mudo(no me la pude ver completa, pero les aseguro que hasta la primera mitad que fue donde la tuve que dejar por mis responsabilidades, estaba buenísima) dirigida en conjunto con su hermano:

A:¿Cómo está el cine latinoamericano?

D: Me parece que en los últimos años ha habido un desarrollo en toda la región bastante grande, países como Colombia, Chile… están creciendo mucho, Ecuador está sacando una nueva ley de cine, se va a ver un crecimiento del cine ecuatoriano. Aparte de los grandes como son México, Brasil y Argentina. Va a seguir creciendo.

Y quizá en algún momento en un país pequeño como el mío, lleguemos a hablar de una propia industria.

A:¿Cómo está Perú actualmente?

D:Tenemos pendiente una ley de cine. Eso es lo principal. No tenemos una film commission. Por lo que es difícil atraer a gente para filmar en Perú. Así que yo creo que todavía estamos por detrás de otros países como los que ya mencioné.  Esperemos que dentro de poco salga!

A:¿Pero hay esperanza, claro?

D:¡Yo soy positivo! (risas)

A:¿Qué tal  la recepción de su película El Mudo aquí en el Festival?

D:Me ha sorprendido mucho, que independientemente de la hora, la gente tiene interés, llena la sala. Eso es muy positivo. Y no llega mucho cine latinoamericano, así que esta es una oportunidad para acceder a ese cine que no llega a las salas.

A:Este es su segundo largometraje junto a su hermano ¿Ya están pensando en un tercer proyecto?

D: Estamos en eso (risas)

 

Bueno, al que pudo y no asistió, no sabe lo que se perdió.

Ya somos muchos los que esperamos con ansias la cuarta edición que ya tiene fecha de cumpleaños: del 9 al 15 de abril del 2015.

Ah, y aquí los galardonados del festival:

Mejor documental: Invasión

Mejor película de América Central y del Caribe: Invasión

Premio del público: Tres bodas de más.