IFF Panamá: 14 películas imprescindibles

Regresa la semana favorita de los cinéfilos en Panamá. Desde hoy jueves 07 hasta el próximo miércoles 13 de abril, el Festival Internacional de Cine de Panamá trae producciones de todo el orbe en un momento en que el nombre del país es trending topic por razones políticas y judiciales.

Sin embargo, contrario a esa mala imagen, el festival atrae miradas positivas pues es plataforma de varios estrenos mundiales. Además de eso, proyectará cintas que han sido aclamadas por la crítica internacional y tiene a importantes invitados del séptimo arte.

En pos de esta cada vez más popular fiesta del cine, les comparto 14 películas muy interesantes del festival. Con solo ver una de estas, descubrirás que la esencia del cine también es entretener sin tanto ruido.

Desierto

Gael García Bernal encabeza el reparto de una historia de indocumentados cruzando la frontera mexicano-estadounidense. El desafío estará no en no ser atrapados por los policías, sino por un demente xenófobo que no dormirá hasta matarlos a todos.

 

Es hora de enamorarse

Documental que retrata el ‘tras bambalinas’ de la puesta en escena de la famosa pieza teatral La Cucarachita Mandinga, con unos actores maravillosos. Solamente basta ver el tráiler para darse cuenta de lo precioso que será.

 

El hijo de Saúl

Reconocida a nivel mundial, llega al país la película húngara de László Nemes, remontada en los campos de concentración de Auschwitz, en donde un hombre busca salvar a un niño de los hornos crematorios.

 

 

La tierra y la sombra

Puro e interesante, este debut de César Augusto Acevedo remontado en el campo colombiano narra la lucha de un hombre luego de que al retornar a su hogar tras 17 años, encuentra que todo ha cambiado, y no para bien.

 

Anacleto: el agente secreto

Digna parodia de películas de espías. Si te ríes con este avance, no te debo dar más razones para ir a verla.

 

Mustang

Drama francés de cinco hermanas de una familia turca que las prepara precipitadamente para casarse.

 

Camino a La Paz

Aunque no todos somos amantes de las road movies, esta ópera prima del argentino Francisco Varone vale la pena, pues propone un drama cómicamente cautivador. La historia se centra en dos personajes muy diferentes por su estilo de vida y sobre todo, por su edad.

 

El clan

La familia Puccio no levanta ninguna sospecha de las actividades a las que se dedica. Lo más impactante de este thriller, es que se basa en hechos reales, descubiertos a principios de los años ochenta en la capital argentina.

 

Taxi

Lo que hace interesante a este documental son las diversas historias que recoge el director desde su cámara pegada al tablero del taxi; taxi que él mismo conduce en las calles de Teherán. Son retratos de la sociedad iraní.

 

Una segunda madre

Relato brasileño de una empleada doméstica que se ha convertido en segunda madre de un chico adinerado, y que luego de la llegada de su verdadera hija al hogar donde trabaja, deja expuesto sus descuidos pasados como madre.

 

Aquí no ha pasado nada

Un chico es incriminado con el asesinato de un pescador. Sin embargo, el dinero debajo de la mesa de  -aparentemente- el verdadero responsable, hace difícil que le crean. No suena tan lejano a la realidad…

 

600 millas

Ovacionada producción en donde un novato traficante de armas mexicano se cruzará con un veterano agente estadounidense, e inesperadamente el destino los obligará a confiar el uno en el otro para salvar sus vidas.

 

Baba Joon

Moti es un chico iraní-israelí que se ve obligado a seguir los pasos de su padre en el criadero de pavos, pero se comienza a rebelar porque sus inclinaciones son los coches de chatarra a los que le gusta reparar. Un drama familiar que tiene su estreno latinoamericano en el festival.

 

Antes que cante el gallo

Cinta puertorriqueña en que se retrata a una joven con no tan buenos padres. La mamá, la deja en la isla, y el papá, después de salir de la cárcel, intenta recuperar sus lazos afectivos, pero termina confundiendo a alguien que vive la etapa en que más dudas se tienen.

 

Muerte en Pacot

Película haitiana ambientada en fechas posteriores al terrible terremoto que destrozó a la isla en 2010: a una pareja que se esfuerza por sobreponerse, aún no le terminan los desastres, con la llegada de un extranjero y su novia.

 

Desde allá

Producción venezolana con una trama muy particular en que se mezclan drama y crimen. Dicha trama es responsabilidad de Guillermo Arriaga, el mismo de Amores perros y 21 Gramos: indudable entretención.

Viviendo el IFF 2015

Si vives en Panamá y asististe al Festival Internacional de Cine, te felicito: quizás no te hayas dado cuenta, pero te enriqueciste culturalmente un poquito más. El cine de autor tiene esa característica que no tienen muchas de las películas comerciales: es tanta la pasión que le mete su director, que termina convenciéndote y casi siempre, generando en ti una honda tristeza, una desbordante alegría -de esas que también te sacan lágrimas- o hasta un pesado remordimiento. Sí, eso no lo generan todas las películas, aunque a veces creamos que todas las sensacionalistas hollywoodenses lo hagan. ¿Sabes cuándo te das cuenta de que fue buena? cuando tuvo la capacidad de hacerte cambiar, en mínimo o mayor grado, tu percepción de la vida o de algún aspecto en particular.

Así que si esta semana del IFF optaste por ver alguna de las 73 producciones independientes antes que la estruendosa recién estrenada Rápidos y Furiosos 7, te felicito. Eso sí, el cine es un arte subjetivo. A veces no se corre con la suerte de entender lo que el director quiere transmitir. Por eso debes tener claro qué es lo que te gusta.

ixcanulDe las pocas que pude ver (tenía poco tiempo libre, por ser miembro del equipo voluntario), me asombró Ixcanul, película de Jayro Bustamante, que ya ha recogido premios en la Berlinale y en Cartagena y Guadalajara. Quien la haya visto seguramente también quedó impactado por la desventura de María. Con muchos silencios y una cuidadosa fotografía, el debutante guatemalteco supo relatar una historia real en un mundo de supersticiones.

Aquí unas breves preguntas que le hice en exclusiva al señor Jayro Bustamante:

P:¿Por qué contar esta historia?

JB: Fue como una responsabilidad encontrarnos frente a una historia que merecía ser contada. Ese fue mi motor, pero también el motor que hizo que todo mundo me siguiera con una producción bastante difícil: con muy poco dinero, con mucha precariedad, con mucho sacrificio. Todo mundo se metió como si estuviéramos preparándole el paraíso, porque la historia valía la pena, pero no hubo (algo) así como una estrellita mágica, fue realmente como un compromiso de trabajo en base a una historia que nos había gustado a todos.

P:¿La parte de la compenetración de los actores con la lengua (cakchiquel) fue la parte más difícil o hubo alguna más difícil?

JB: Realmente pienso que fue un proyecto bastante sano , no hubo nada así que fuera muy difícil. Te lo digo, sabiendo que en algún momento el volcán explotó, que tuvimos que evacuar, que tuvimos que cruzar los dedos para que la lava no llegara a la locación y todas estas cosas. Pero no hubo nada así particularmente difícil que nos pusiera un obstáculo en las ganas de trabajar. Era como, realmente, la compenetración del equipo… al final sabíamos que se iba a terminar, sabíamos que se iba a terminar bien.

PUna última pregunta, ¿algún director en especial que le guste, o algún maestro para usted?

JB: Muchos, no hay como un maestro en sí, pero hay un montón de directores que para esta película me sirvieron un montón: Terrence Malick, (le) estudiamos un montón la manera en que trabaja la luz, a Haneke le estudiamos un montón la manera en que hace el drama, Lucrecia Martel, la manera en la que utiliza el sonido y en la que maneja todas estas situaciones familiares. Osea, realmente hubo un montón de directores que estudiamos para esta película.

Favoritas entre el público asistente, muchas. La distancia más larga, que ganó el premio del público a la mejor película iberoamericana, Caja 25, producción panameña que recogió dos reconocimientos, la gótica Musarañas, la coproducción tico-colombiana Dos Aguas, y Ocho apellidos vascos fueron algunas de las que más escuché hablar. Que yo no pude, pero muero por ver: Magical Girl, No soy Lorena, Güeros, Conducta, Mommy y el documental Ritmos del Antonov.

Del 09 al 15 de abril del 2015 en la ciudad de Panamá, el séptimo arte nos volvió a cautivar a bastantes, quienes ya ansiamos saber qué nos traerá el cada vez más popular festival, en su primer lustro, el próximo 2016.